Home / Deportes / El Comité Olímpico expulsa a Rusia de los Juegos de PyeongChang 2018

El Comité Olímpico expulsa a Rusia de los Juegos de PyeongChang 2018

El sistema tenía una obligación: que Rusia liderara el medallero en los Juegos de Sochi 2014, los primeros Juegos Olímpicos de invierno que organizaba, después de 20 años por detrás de Noruega, Canadá, Estados Unidos o Alemania.

El sistema tenía un método: como se hacía desde hace años en disciplinas como el atletismo, se permitiría el dopaje de numerosos deportistas participantes y luego, con la ayuda de sus servicios secretos, la actual KGB, se substituirían las muestras positivas en los laboratorios de Moscú o Sochi.

El sistema tenía un fin: impulsado o, como mínimo, conocido por el Gobierno de Vladimir Putin, el país demostraría así el regreso de su preeminencia internacional, tanto en la política como en el deporte.

Y finalmente el sistema tendrá unas consecuencias: el Comité Olímpico Internacional (COI) expulsó ayer a Rusia y le dejó así, en primera instancia, fuera de los Juegos Olímpicos de PyeongChang (Corea del Sur) que se celebrarán del 9 al 25 de febrero. Después de años de boicots y contraboicots, por primera vez en la historia un país se queda fuera de la mayor cita deportiva por dopaje.

En los próximos Juegos no habrá uniformes, banderas o himnos de Rusia y tampoco estarán sus dirigentes, entrenadores o médicos, pero sí podrán participar muchos de sus deportistas. Como ocurre desde hace dos años en el atletismo, donde Rusia también está suspendida, competirán aquellos que demuestren al COI su limpieza con controles realizados fuera del país. Lo harán bajo las siglas OAR (Olympic athlete from Russia), únicamente mostrando sus nombres y, si vencen, sobre el podio sólo se escuchará el himno olímpico.

«Un ataque sin precedentes»

«Hemos sufrido un ataque sin precedentes a la integridad de los Juegos Olímpicos y del deporte en general. Después de seguir un proceso claro, hemos emitido una sanción proporcional y que protege a los atletas limpios. Espero que esto ayude a crear un sistema antidopaje más eficaz no sólo en Rusia, en todo el mundo», comentó Thomas Bach, presidente del COI, que invitó al país sancionado a cambiar por completo su sistema antidopaje para regresar al organismo antes de quedarse fuera también de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Pero difícilmente sus palabras serán escuchadas. Desde que las denuncias de varios ex empleados, sobre todo de Gregori Rodchenkov, ex jefe del laboratorio de Moscú ahora oculto en Estados Unidos, provocarán varias investigaciones internacionales, el Gobierno de Vladimir Putin ha considerado el proceso un ataque de occidente.

Según los investigadores, ha obstaculizado todas las pesquisas y después ha negado sus resultados, como hizo ayer con el informe de Samuel Schmid, político suizo, que finalmente decantó la decisión del COI. De hecho, antes incluso de conocerse la sanción, el ministro ruso de Deportes, Pavel Kolobkov, ya denunció que la «presión política» había dirigido la investigación, que «los deportistas rusos no fueron escuchados» y que agotarán las vías legales para poder estar en los Juegos Olímpicos.

A su decisión, el COI añadió una medida con efectos colaterales: expulsó de por vida a Vitaly Mutko, ex ministro de Deportes ascendido a viceprimer ministro, y puso a una de sus federaciones miembro, la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), en un compromiso.

Mutko, ex presidente de la Federación de Fútbol rusa y del Zenit de San Petersburgo, es el máximo responsable del Mundial de Rusia 2018 y, por ello, se supone, presidirá junto a Putin todo el campeonato. En pleno proceso por mejorar su imagen, el máximo ente futbolístico deberá manejar que un dirigente apestado por el COI ocupe un lugar de honor en el palco durante sus encuentros más importantes.

Información de: El Mundo

Te recomendamos

Aprueban iniciativa del Diputado Marcos Osuna sobre campañas de desarme

Culiacán Sinaloa.- Durante la sesión del día de hoy fue aprobada una iniciativa presentada por …

Deja un comentario