Home / Editorial / Las desesperadas arrobas de Mario Zamora

Las desesperadas arrobas de Mario Zamora

20140422-233957.jpg
Mario Zamora Gastelum, frustrado aspirante a la alcaldía en Ahome en el 2010 lo platica a todo aquel que lo quiera escuchar.

Asegura que él será el candidato del PRI a la diputación federal que estará en juego el próximo año.

Dice y asegura estar debidamente palomeado por el centro refiriéndose obviamente al gobierno federal que encabeza Enrique Peña Nieto.

En plática con la ex diputada local Ana Menchaca la invitaba a sumarse a su proyecto y le aseguraba que el seria el candidato y le aseguraba a ella y a otros priistas que le prestan oídos que no permitirá que haya imposición en la silla que actualmente ocupa Nora Arellano.

Mario Zamora asegura que se atravesará con todo para impedir que llegue Hussein Muñoz a la dirigencia del tricolor, observándolo como un aventajado rival.

La primera jugada que enseña el actual director de la Finaciera Rural en aparente alianza con Cecilio Gamez es mandar al ex dirigente campesino como punta de lanza para tratar de controlar al PRI municipal.

Sin la candidatura en la mano Zamora Gastelum parece apostar por la confrontación, aún y cuando algunos le conceden posibilidades de ser candidato el próximo año al ser uno de los priistas mejor posicionados por el momento.

Sin embargo otros advierten que la confrontación y la división no es el camino que más le convenga, al recordar que en la pasada elección a la alcaldía se le atravesó la presidente municipal Arturo Duarte para que no llegara.

Mucho menos se entiende, si Mario Zamora como él dice que la tiene en la bolsa porque el desespero de llegar incluso a atravesarsele al propio gobernador con sus arrobas, como fue en la reciente Expo Ceres, donde uno de sus emblemas fue arrancado y depositado en la basura por personal del gobernador al estar en una carpa propiedad del gobierno estatal.

Te recomendamos

70 años de “El Principe de la canción”

José Rómulo Sosa Ortiz, mejor conocido como José José nace un 17 de febrero de …

Deja un comentario